Ajustando la maquinaria

2017

Quedan tres semanas para que comience la liga y este fin de semana, en Ondarroa, hemos tenido la oportunidad de testear el trabajo realizado hasta ahora.

Tal y como he comentado en algún post anterior este tipo de regatas no suelen ser tan importantes a la hora de sacar conclusiones debido a que se suelen utilizar para hacer diferentes pruebas. De todos modos, quedando poco tiempo para que empiece la liga el margen de maniobra no es muy amplio y los equipos no tenemos oportunidad de hacer grandes cambios que nos permitan mejorar muchos segundos. Sólo queda pulir pequeños detalles.

Para los que no conocéis el mundo del remo de cerca dentro de un equipo hay muchas variables que afectan al rendimiento del mismo. Y como ocurre en el resto de deportes no existe la fórmula perfecta y universal que permita ganar siempre. Hay que adaptar los diferentes parámetros a cada equipo para que este pueda cumplir los objetivos planteados.

La remada. Aunque parezca mentira, existen formas diferentes de remar. Unos equipos reman más largo, otros más corto, unos a más palada, otros a menos, unos repalean, otros no,… De todos modos, es verdad que existen unas bases reconocibles mediante las cuáles se define qué equipos reman bien. Por ejemplo, es importante que el tiempo que llevamos el remo fuera del agua sea mayor que el tiempo en el que estamos pasando el remo dentro del agua, simplemente para evitar hacer una fuerza negativa a la boga y como consecuencia frenar la embarcación. Leyes de la física…

La tripulación. Obviamente la composición de la tripulación afecta a la trainera. Es muy importante por ejemplo, calcular cómo posicionar los pesos de los remeros en la embarcación. Tal y como comentaba mi compañero De Diego en el post anterior, dependiendo las cualidades de los remeros se suele hacer la distribución. Por ejemplo, los más fuertes, los motores, suelen ir en la mitad. En este punto también toma mucha importancia la gestión del grupo, porque aunque en la trainera haya 13 tostas los equipos suelen estar compuestos por unos 18 remeros, todos ellos de gran importancia para poder hacer una buena temporada.

La preparación física. Dependiendo de la planificación que haya realizado el preparador físico se consiguen unos picos de máximo rendimiento en la temporada. Por esta razón entre otras, hay equipos que van de menos a más, son más regulares, o van de más a menos (también puede pasar).

Las medidas. Este es un punto que da mucho juego. Dependiendo de las medidas de los remos, podemos hacer que la embarcación vaya más rápido o no. Las medidas afectan directamente a la dureza del remo. Alguno pensará… “Pues copiamos las medidas de Urdaibai, que van bastante bien ¡y a gozar!”… Va a ser que no, gozar del sufrimiento en todo caso. Es difícil que un equipo ligero mueva las medidas de un equipo pesado. Comento que este es un punto que da mucho juego, porque después de la regata empiezan a circular en el whatsapp del equipo los “caretos” de sufrimiento de los compañeros, creedme algunas fotos son de enmarcar. Acaba de cambiar la foto del grupo, prefiero no mirar…

Existen más variables, pero diría que estas son las más destacadas. Además es muy importante la combinación entre ellas, porque la remada depende de la tripulación, de la preparación física y de las medidas (y así todas las combinaciones que se os ocurran).

Dicho esto, en Ondarroa probamos todo y… no cuento más. De todos modos, como he dicho antes, quedando tres semanas para que empiece la liga, no se pueden hacer muchos cambios…o sí. ¡Muchas ganas para que empiece el mambo!




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *