Carlos Vela ahora sí maneja su futuro y a la Real y no al revés

859

Ya tenemos servido otro culebrón, ahora mexicano. La Real y Carlos Vela o por mejor decir, Carlos Vela y la Real, porque esta vez está más claro que en ninguna otra negociación que ha sido y es el mexicano el que bajo el argumento de su calidad futbolística que nadie se atreve a discutir, tiene al club contra las cuerdas.

Aún está en el aire sin difuminarse aquel distanciamiento evidente entre las partes cuando el jugador exigió su libertad para marchar al fútbol estadounidense y de paso estar más cerca de la NBA que es el espectáculo que le gusta más que el fútbol que le ha hecho millonario. Aquellos polvos traen estos lodos y la negativa de la Real de permitirle marchar entonces, aunque es verdad que después el Vela que ha jugado en la Real ha distado mucho del que encandilaba a la afición y resolvía partidos, sigue siendo el arma arrojadiza con el que Carlos Vela anuncia que su contrato termina en junio del 2018 y que entonces ya nadie podrá impedir su marcha.

Puede ser antipopular porque va contra corriente proclamarlo, pero en la temporada pasada  se le consintió demasiado por ser quien es, bajo una ración excesiva de cariños que dicen los que le conocen que era el fundamento para evitar su rebeldía, que si estaba en la Real era porque su carácter especial le impedía estar en otros clubes quizás más ambiciosos y a los que podía tener acceso por cu clase, pero sin tanta permisividad como la que ha tenido en Donostia.

Ahora nos ponemos en difícil tesitura y, de nuevo, es él quien tiene la sartén por el mango, antes porque había que dejarle estar a su aire para que rindiera en el campo como sabe y puede, y ahora porque al acabar su contrato nadie podrá impedirle que elija destino. La opción de la Real es disyuntiva entre pensar en intentar traspasarle cuando todavía tiene el contrato en vigor y así sacar unos cuartos o despedirle el 30 de junio de 2018 sin poder obtener ningún beneficio, más que el de verle jugar cada partido otra temporada más. Que si es como las del principio lo compro, pero si va a ser como las dos últimas, mejor dejar hueco para que venga alguien con más hambre.

La única esperanza es que Vela, que es más listo de lo que muchos creen, va a intentar ganarse en el campo a la afición con jugadas de las que marcan la diferencia y eso lo puede aprovechar el equipo para alcanzar ese sueño europeo aún no conquistado, y entonces le quedará la patata caliente al club, que públicamente hablará maravillas del mexicano, pero que internamente están que se comen las tripas ante el papelón que se les viene encima. Vela es el único que maneja su futuro. Ahora sí.




One thought on “Carlos Vela ahora sí maneja su futuro y a la Real y no al revés

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *