El balonmano vasco premió a Gurutz Aguinagalde en su gala anual y recordó al periodista Juan Carlos Elorza

510

El balonmano vasco volvió a reunirse en Donostia después de varios años sin hacerlo, para reemprender las galas anuales que permiten premiar a aquellos jugadores, clubes, árbitros, directivos y hasta periodistas que de una u otra forma han colaborado a que este deporte esté entre los que dan más éxitos, como resaltó el presidente de la federación española, Francisco Blázquez, presente en el acto.

Llegó con retraso, le esperaba una importante representación del balonmano vasco y por fin llegó el máximo dirigente del balonmano español, asiduo a sus viajes al País Vasco, en especial a Donostia donde no tardó en agradecer “la colaboración de Goizane Alvarez, directora de deportes de la Diputación guipuzcoana (presente también en el acto) para poder disputar en esta tierra grandes citas como las que han tenido lugar en los últimos tiempos y que no van a ser las últimas, en especial en el capítulo femenino”.

Blázquez hizo entrega de la copa que acreditaba la Liga de la pasada temporada ganada por el Bera Bera y que aún seguía en las vitrinas federativas: “No encontrábamos un momento en todo el año para hacer entrega de este trofeo y esta es una buena ocasión, con buena parte del balonmano vasco presente en la sala”, aseguró el presidente federativo al hacer entrega del merecido premio obtenido por las balonmanistas del equipo donostiarra en la pasada campaña (momento que recoge la fotografía). Hay que recordar que el Super Amara Bera Bera no ha podido revalidar por muy poco y por quinta vez consecutiva el título de Liga, aunque comentaban sus responsables allí presentes que hay buenas perspectivas para volver a intentarlo en la siguiente edición.

Otro momento emotivo fueron la entrega de insignias de oro, una de las cuales entregó el presidente de la Federación vasca, José Manuel Ruiz de Cenzano al propio presidente de la Federación Española. También para un balonmanista guipuzcoano que llegó a emocionarse, Gurutz Aguinagalde: “Que a mis 39 años me hagan entrega de esta distinción es todo un orgullo para mi”, destacó el portero del Naturhouse de Logroño, que desde 1995 hasta 2005 había sido jugador del Bidasoa. Blázquez aprovechó su posterior alocución para hacer un guiño también al hermano de Gurutz, Julen, presente en la sala, al que dijo “Hoy el protagonismo queríamos volcarlo al completo a Gurutz y a ti ya te entregaremos la insignia de la Federación Española en cualquier otro momento, porque también te la mereces”.

El club Bidasoa irundarra también recibió buenas palabras durante la gala y distinciones a su excelente temporada (como la de la foto con el presidente del club y varios jugadores) que le ha afianzado en la Liga Asobal. Y otros clubes especialmente guipuzcoanos, como los de Zarautz y Tolosa o Usurbil y algunos más, también Trapagaran o Zuazo…

Tampoco olvidaron en la federación vasca a los periodistas. Emotivo recuerdo a mi compañero Juan Carlos Elorza que se marchó demasiado joven y del que describió perfectamente su personalidad mi también compañera Miren Sáez, con los que tuve el honor de trabajar varios años. Juan Carlos era un mago de las estadísticas y como en su día dijo matxalen Ziarsolo: “Sabía de nuestras andanzas deportivas más que nosotras mismas”. Hubo distinción de recuerdo para los familiares del periodista fallecido y otras dos también a divulgadores del balonmano en los medios, concretamente la muy merecida a mi compañero Iñaki de Mujika, a quien rescaté para la radio en los años ochenta para cantar y contar desde Herri Irratia las hazañas de nuestro balonmano y del Bidasoa en particular. Agradezco igualmente la placa que tuvieron el detalle de entregarme a través del dirigente Alex Elezgarai y que reza en la placa: “De la Federación Vasca de Balonmano a Tito Irazusta por su dedicación a la difusión del deporte del balonmano a lo largo de tu trayectoria profesional. Donostia 23 de junio de 2017”. Hubo música de txaranga para amenizar la gala, que para eso estamos en Sanjuanes y, cómo no, un suculento lunch para terminar el acto.

Eskerrik asko eta Zorionak denori.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *