El Eibar no ha sido el Eibar y pierde ante el Betis en el primer minuto

476

He estado en el Benito Villamarín. Me podían haber advertido los jugadores del Eibar que iba a ser su partido tonto en mucho tiempo y me lo hubiera podido ahorrar. Lo sufrí en el gallinero más gallinero (por cierto noventa euros la más barata), un campo además metido en las obras, lo que no ha impedido que más de treinta mil espectadores acudieran a un lance en el que los béticos se jugaban mucho, metidos como están en turbulencias. El primer minuto y el último han sido el calvario para los de Mendilibar, momentos en los que han encajado los dos goles que han subido al marcador.

Ha sido el domingo de pasión para el Eibar, a la vez que el de gloria para un Betis que sin hacer demasiado ha sumado los tres puntos. Cuatro remates a puerta en todo el partido le han sido suficientes para marcar en dos y dejar la alegría en una afición tocada por los disgustos y dispuesta a echarle al entrenador, que también ha tenido que aguantar algunos cánticos pidiendo su marcha.

Pero si el Betis ha hecho poco, el Eibar se ha metido en una espiral de juego insulso al que no ha sido capaz de sacarle el más mínimo rédito. Una gran ocasión de Gálvez adentrado el segundo tiempo y que ha parado Adán en su mejor y casi única intervención de la tarde ha sido el único momento en que ha podido llegar el empate al gol de Jonas marcado en el primer minuto del partido, con el Eibar aún sin llegar al partido. Puedo asegurar que los de Mendilibar han perdido el partido desde ese primer minuto, porque les ha faltado una necesaria capacidad de reacción para no salir de vacío.

Después de algunas llegadas insulsas y disparos desviados por parte azulgrana, una contra de campo a campo de Ceballos finiquitaba el partido con un segundo gol, excesivo para lo visto en un partido que ha sido cualquier cosa menos un bonito espectáculo. Así que las cosas quedan como estaban para los de Mendilibar, con el derbi ante el Athletic en el punto de mira para el próximo lunes.

He podido ver también a Rubén Pardo, importante en la medular bética y que con sus mejores momentos fue cuando el equipo local ha tenido sus momentos más inspirados. El jugador cedido por la Real está muy valorado aquí y cuando le sustituyeron a falta de diez minutos recibía una gran ovación desde la grada. Por aquí aseguran que seguirá en el Betis, aunque la Real lo reclamará en junio.

En la fotografía, Kike García en el suelo, después de una dura entrada por la que precisó atención médica y jugó el resto del partido con un gorro de baño.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *