Juan Luis Irazusta: “Por fin la Real no vino derrotada de antemano al Camp Nou”

694

El partido del Camp Nou ha sido por tradición uno de los importantes de la temporada, pero también el que una temporada tras otra nos ha dejado un mal sabor de boca porque siempre salimos trasquilados. Porque no recurriré a hace veinticuatro años cuando transmití el último triunfo 1-3 en ese majestuoso escenario. ¿Qué pasaría con la Real esta vez teniendo en cuenta que el Barça parece pasar por un momento delicado?  Para tener una perspectiva más amplia pedí a Juan Luis Irazusta, portero de Primera División durante una docena de temporadas y comentarista muchos años de los partidos del Zaragoza, que se acercara al Camp Nou y lo hiciera con una especial atención al juego realista. Y nos envía su análisis en el que percibo un optimismo que me gusta sobre el futuro de nuestro equipo. Es verdad que la Real volvió a perder, pero Juan Luis lo matiza con la lupa con la que siguió al equipo de Eusebio, que como él también pasó por La Masía. Este es su análisis de la Real del sábado por la noche en el Camp Nou.

 

BUEN FUTBOL, MAL REMATE
No voy a hacer una crónica al uso del partido de ayer en el Camp Nou, para eso ya están los especialistas que siguen habitualmente a la Real y pueden evaluar con más objetividad lo realizado por el equipo la noche de ayer en el magnífico estadio barcelonista.
Si mi hermanísimo tiene a bien publicar estas líneas me sentiré más cerca de mis orígenes y más satisfecho de recordar a nuestro aita, que llego a ser el socio nº 3 de la Real y a pesar de todo eso por no interrumpir mi carrera universitaria me aceptó renunciar a fichar por la Real y comenzar mi carrera futbolística en el Barcelona a donde llegué procedente del Hernani donde todo el mundo me ayudó en los años de la formación de un deportista como nadie más lo hubiera hecho. Mi recuerdo y agradecimiento al Club Deportivo Hernani y a todos los hombres que intervinieron en aquella época y que seguro que en este rincón de Tito podré ir señalando a lo largo de las vivencias y anécdotas que iré intercalando.
Pero quiero expresar las reflexiones de un hernaniarra residente en Barcelona, que año tras año he sentido la frustración de ver a una Real derrotada de antemano y que parecía que venía a cubrir el expediente sin ninguna aspiración de conseguir un resultado positivo.
Pero ayer acudí al estadio con cierto pálpito de que esta vez podía ser, pues a pesar de cierta irregularidad y algunas rachas negativas, lo que he visto a la Real este año, y la veo todos los partidos, hacía presagiar que todo podía pasar.
Y vaya si pudo pasar, pero el buen fútbol que desarrolló el equipo de Eusebio, no se vio reflejado en el marcador por un déficit el momento del remate y la finalización de las muchas jugadas de ataque que protagonizó el equipo donostiarra. No voy a señalar individualidades porque sería injusto dado el magnífico juego colectivo que a lo largo de la noche desarrolló este equipo con un esperanzador futuro.
Yo que desde pequeño y no sé por qué siempre sentí una cierta predilección por el conjunto blaugrana y con el aita acudía a Atocha desde los tiempos de Kubala y Ramallets, entre otros, por lo que mi perspectiva no es la de un forofo realista que solo analiza en una dirección lo visto, sino la visión de un hombre (que fui) de fútbol, y que para más neutralidad me hice futbolista en cuatro años en el filial del Barça, antes de emprender mi carrera en la primera división primero en el Sabadell y posteriormente durante once años en el Zaragoza.
Pero a lo que importa, la Real de Eusebio, al que hay que agradecer el estilo de este equipo, se conocía de sobra las carencias y debilidades de este Barcelona que está en derribo, y sólo lo soportan los destellos y genialidades de Messi, y presionó desde el principio donde más le duele, en la salida del balón y en el mal momento defensivo de los azulgranas, que se ha visto reflejado en los siete goles que le han encajado PSG y Juventus en los últimos partidos.
Este buen comienzo no se vio reflejado en el marcador por el desacierto en el remate y porque en la primera llegada de Messi, la colocó lejos del alcance de Rulli. No se vino abajo la Real y en una jugada desafortunada con rebote incluido el capitán barcelonista consiguió el 2-0.
En temporadas anteriores esta Real, se hubiera atrincherado para capear el temporal, pero este no es el caso, estaban preparados psicológicamente para no venirse abajo si esto ocurría y en eso Eusebio seguro que ha tenido mucho que ver, porque es lo que le pasó al Sevilla y al PSG en los partidos precedentes en este estadio.

La Real se fue arriba con todo y de ahí vino el gol de Iñigo que pudo haberlo sido mucho antes y abrió el partido nuevamente para que se aspirase a todo. Un despiste puntual lo aprovechó Alcacer, el más denostado delantero barcelonista de esta temporada pero que por una vez lo hizo muy bien y volvió a abrir brecha.
Pero llegó Xabi Prieto, esta vez jugando por dentro, que cuando tuvo la ocasión no la desperdició y consiguió el segundo gol con el que se llegaba al descanso.
Comenzó la segunda parte con un Barcelona venido abajo y una Real mandona, completísima, que hace presagiar un futuro esperanzador si se mantiene en estos parámetros.
Eusebio ha conseguido lo fundamental para armar un equipo sólido, una columna vertebral con Iñigo Martinez y Raúl Navas en defensa, Illarramendi y Zurutuza en medio campo, ayer Xabi Prieto por el centro de enlace con los puntas, y dos hombres arriba como Vela Y Willian José con chispa y capaces de rematar las acciones de sus compañeros.

Si a esto añadimos dos laterales fenomenales como Yuri y ayer Zaldua, sin desmerecer a los ausentes Carlos Martinez y Odriozola, me quedan de los titulares dos de la alineación de anoche, Oyarzabal un valor en alza que debe tomar el relevo de Xabi Prieto, cuando desafortunadamente tenga que dejarlo (que pena que no tenga cuatro o cinco años menos) y Rulli que creo que puede madurar con los años, pero que en donosti habéis desatendido la formación de algún portero de nuestro estilo y más con los precedentes que ha tenido históricamente este equipo. ¿No podría dedicar Arconada algunas horas a crear una escuela de porteros en La Concha?

Mientras tanto Rulli puede cubrir el expediente, pero este equipo con lo que promete, merece otro nivel.

Y para acabar, todo el segundo tiempo el Barça estuvo a merced de la Real que dejó una magnífica impresión en el Camp Nou y los puntos.

Qué pena que Yuri llegara asfixiado en el minuto 92 al área y se le escapara el disparo arriba, pero a él no lo dejéis escapar de la Real.

A este equipo y a estos componentes, entrenador incluido, hay que mimarlos en Donosti y enamorarlos con las delicias de la tierra para que quieran permanecer ahí muchos años.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *