Juan Luis Irazusta: “Rulli transmite a veces poca concentración”

1567

Juan Luis Irazusta, además de ser mi hermano fue un portero que durante una docena de temporadas se hizo un nombre en la Primera División. Fue uno más de aquella lista de grandes guardametas que se hicieron en Euskadi y que en el caso de Gipuzkoa tanto echamos en falta, para tener que recurrir a dos sudamericanos que han sido los dos últimos porteros titulares del equipo. Juan Luis ha aceptado el reto de ser otra de nuestras firmas invitadas, porque tiene mucho que opinar sobre una posición tan decisiva en el fútbol, la única especialista en el equipo, como decía nuestro tío Pasieguito, que además fue su primer entrenador en el Sabadell cuando debutó en Primera División. Hoy nos ofrece una panorámica de los porteros en la Liga y hace hincapié que debemos tener en consideración sobre Rulli, este joven guardameta que merece un comentario constructivo y crítico, que viene de alguien que siendo también muy joven tuvo la gran responsabilidad de defender una portería de Primera División.

LOS PORTEROS DEL FÚTBOL ESPAÑOL

La especialidad en el fútbol.- Introducción.
No se puede hablar de la especialidad de la portería en el fútbol sin observar la enorme evolución que ha supuesto los cambios de las reglas y las condiciones en las que se desarrolla el fútbol actual. El portero, es obvio decir que es el único componente de cada equipo para el que rigen unas normas distintas a las del resto de los componentes del conjunto.
Y el fútbol que se mantiene prácticamente igual en los últimos cincuenta o cien años, solo ha centrado los cambios en el defensor de la portería como si fuera el único ser indefenso que debería aceptar cualquier manipulación en las condiciones de desarrollar su trabajo.

Así se produjeron la regla de los tres pasos, el tiempo de posesión de la pelota, la imposibilidad de que un compañero le ceda el balón, etc. Y lo que es peor las características de la pelota, que ha ido aligerándose hasta el punto de llegar a la situación actual, que parece un obús superveloz, de trayectoria imprevisible, que destroza las manos de los porteros por su “zigzageo” y los efectos que traslada desde la salida de las botas del jugador hasta la llegada a las manos del portero.
No es posible jugar hoy en día sin unos guantes acorazados, que cuando menos minimizan los riesgos y las posibles fracturas de los dedos de los guardametas. Pero a su vez hace imposible una de las condiciones más valoradas históricamente, que la jugada acabara en sus manos, porque así concluía el peligro adversario, pero hoy como en lugar de blocaje en el 90% de los casos se produce un rechace o rebote, se producen segundas y terceras jugadas que no ayudan a proporcionar seguridad defensiva sino por el contrario a generar una incertidumbre, en mi opinión alejada de la ortodoxia futbolística y la calidad técnica del fútbol.

Todo esto ha venido a propiciar la enorme importancia de las jugadas a balón parado, las faltas lanzadas con efecto que superan las barreras y luego llegan a la portería adversaria como un ovni y en detrimento del juego de combinación y de los goles elaborados que son la base del espectáculo futbolístico.

LA CANTERA GUIPUZCOANA

Haciendo un repaso a los guardametas de la Liga española, embarque que me ha proporcionado mi hermano en esta su nueva faceta que ha emprendido gracias a las nuevas tecnologías, me llama poderosamente la atención, que en la mejor época del fútbol guipuzcoano, con dos equipos en la máxima categoría y hasta cinco representantes de la zona, han desaparecido los porteros guipuzcoanos, que en otras épocas produjeron la más prolífica generación del fútbol español.
No exagero si digo que la mitad de los porteros de la primera división éramos guipuzcoanos y constituíamos un fenómeno inexplicable para el resto de las canteras futbolísticas de la Liga.

Voy a citar algunos nombres con los que coincidí en mis doce años de futbol en primera división, y lamento si me dejo alguno, pero que si es así será sin ninguna intención. Como esto es abierto seguro que puede haber quien me ayude a completar mi relación : Araquistaín, Goicoechea, Alarcia, Oregui, Ulacia, Iribar, Esnaola, Aguinaga, Artola, Urruti, Arconada, Gorospe, Zubeldia, Cendoya, Ochotorena (I), Ochotorena (II), Lopetegui, y seguro que muchos más.
Pero ahora me pregunto ¿Qué ha pasado en la cantera guipuzcoana y en la mítica playa de La Concha, para que no encuentre ningún portero de la tierra en la Liga de Primera División, salvo la escasa presencia de Oier o Riesgo, que son los únicos. Me gustaría que se invirtiera la situación y sobre todo y fundamentalmente los equipos de casa tuvieran una amplia representación de guardametas vascos y si pudiera ser guipuzcoanos en sus filas. Seguro que alguna causa hay para que se haya llegado a esta situación.

LOS PORTEROS DE LA PRIMERA DIVISION

Y como todo ha cambiado y todavía se busca cambiar más, pretendiendo hacer lo que en nuestro tiempo se denominaba portero-defensa cuando jugábamos en el cole y a nadie le gustaba quedarse en la portería esperando a que le llegasen , cuando los demás tenían libertad para correr por donde quisieran y tocar la pelota que es lo bonito, para que los actuales den pases medidos, driblen a contrarios que se les aproximen, toquen más el balón que algunos jugadores de medio campo, pero que pierden parte de su condición de guardian de la portería y de su distinción de los restantes componentes del equipo destacando mucho menos en sus actuaciones como especialistas que en épocas pasadas.
Actualmente, fuera de nuestra Liga los míticos Casillas y Valdés, que han marcado una época como en su tiempo lo hicieron Iribar y Arconada, además de Esnaola, Urruti, Artola…está produciéndose un cambio generacional y de estilo por los motivos señalados.

El guardameta más ortodoxo con los conceptos tradicionales y uno de los más eficaces en todos los terrenos en el momento actual, me parece que es Oblak, que está conservando algunos de los valores de siempre como el blocaje de las pelotas en lugar de los rechaces y los despejes con los pies, el cuerpo y de cualquier manera, más propio del Balonmano que del fútbol.
Un discutido Keylor Navas, más por la repercusión de las cosas de su equipo que por sus actuaciones, avaladas y potenciadas por un hernaniarra como Luis Llopis, que lo ha disparado en el ranking de la cotización mundial, con un trabajo espectacular que se puede seguir en las grabaciones que uno puede encontrar en YouTube y hasta en los canales temáticos de su equipo, que a base de trabajo, humildad y sacrificio se ha ganado un puesto en la élite de elegidos del fútbol mundial.
Y cuando pienso en ese trabajo, humildad y sacrificio, me viene a la cabeza la imagen de indolencia y poca concentración que a veces transmite Gerónimo Rulli en el equipo de nuestra tierra. Y lo digo porque con las magníficas condiciones que atesora, da la sensación de que algunas de sus actuaciones están carentes de ese sacrificio y concentración que requiere un puesto tan especial y tan importante para el resultado del partido y el esfuerzo de sus compañeros. No sé si todos esos rumores que constantemente le sitúan fuera de la Real Sociedad no ayudan a que se integre e identifique con el grupo, pero sus resultados creo que son fácilmente mejorables si su actitud en el campo es siempre total. Y es que en los partidos, se reflejan los resultados de lo que se entrena y por eso lo he relacionado con Navas, que parece la antítesis , por su concentración desde el minuto 1 hasta el final.

Hay otro grupo de porteros con una gran proyección y de un gran rendimiento presente como Ten Stegen, Pacheco, uno de mis favoritos, Kepa que ha desplazado a un clásico como Iraizoz, que también ha sido muy grande, Sergio Rico, con un futuro muy esperanzador por delante.

Y otro grupo de buenos porteros ya más maduros, que han dado un magnífico nivel en la portería al fútbol español, como Adan, Diego López, Varas, Alves y Sánchez Asenjo perseguido por la fragilidad de sus rodillas.
Dicho esto, pienso que el puesto de guardameta se ha complicado muchísimo, es mucho más difícil en la actualidad, y el nivel en nuestra Liga es excelente, casi de matrícula de honor.

En la foto, Oblak, a juicio de Juan Luis, el portero que más se asemeja a los valores de su tiempo. En la otra, Juan Luis Irazusta en acción en un partido del Zaragoza.




3 thoughts on “Juan Luis Irazusta: “Rulli transmite a veces poca concentración”

  1. Txarli Arregi

    Una sola palabra *IMPRESIONANTE*.
    Que verdades dice la crónica porque soy de Zarautz y a dado en el clavo.

    Reply
  2. Ángel Reyero

    Después de 25 años a su lado no voy a ser yo quien discuta quién es buen o mal portero,bastantes discusiones teníamos ya en los micrófonos de la cope con el famoso guardameta Chilavert,a el le gustaba por su eficacia, y a mí no me gustaba porque me aburría, guardameta que declara que no se tiraba a por el balón porque era de tontos, garantizaba siempre una gran discusión. Al fin y al cabo el guardameta tiene que dar espectáculo como el resto de sus compañeros ,Y en cuanto a que no salen guardametas en Guipuzcua,¿ se siguen jugando partidos en la concha ? Más fácil es salir portero en la playa que no en los campos de tierra y piedras de Aragón.

    Reply
    1. Tito Post author

      Hola Angel. Yo creo que la opinión de Juan Luis es interesante, porque le conoces bien y sabes que es muy estricto en sus comentarios. No se casa con nadie, bueno con casi nadie que si no en casa me van a echar la bronca. Aquí seguimos con partidos en la playa de La Concha y en la de Zarautz principalmente, a la espera de que surja nuevo ciclo con porteros que si no son tantos y tan buenos como antes, al menos sirvan para no tener que acudir a sudamérica como con los dos últimos titulares.
      Saludos maño.

      Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *