Jugamos en casa

634

Con la liga ya arrancada mañana llega nuestra cuarta jornada, la regata de Donosti. Remar en la concha siempre es algo especial, pero en nuestro caso hay que sumarle que se trata de nuestra regata.

Recalco que se trata de nuestra cuarta jornada porque competimos en la liga ARC-2, este año compuesta por 18 tripulaciones, por lo que, cada jornada 3 tripulaciones descansan. Es decir, hay equipos que han realizado 5 regatas, otros 4 y otros hemos realizado 3. Según nos han comentado, esto es debido a que hay puertos en los que no hay espacio para todas las traineras. Así que, cuando toca descansar, a aguantarse y guardar fuerzas para la próxima.

Gracias a dios ya hemos descansado dos regatas y sólo nos queda pendiente una. A priori la palabra descanso suena bien, pero en nuestro caso preferimos competir. Así somos, después de haber estado todo el inverno entrenando qué os voy a contar…

Os comento brevemente lo vivido en las primeras tres jornadas: hemos tenido de todo, viento, calma, corrientes, sol, lluvia, calor (la regata de Erandio fue un auténtico horno),… faltan las olas, ya llegarán. Total que estamos en la cuarta posición de liga, que equivale a estar dentro de la tanda de honor. Prácticamente ya hemos cogido las sensaciones de competición y seguimos centrados en el objetivo se siempre: darlo todo.

Voy a lo que viene mañana: Jugamos en casa. Mañana a las 11:30 tenemos la regata de Donosti. La regata de casa siempre suele ser especial y genera algo de tensión, que es muy importante canalizarla de forma adecuada para poder dar ese punto extra. Técnicamente se trata de una regata más, los puntos cuentan igual, te enfrentas a los mismos rivales,… pero jugar en tu terreno siempre tiene algo. Este algo a veces se suele traducir en: dificultades para dormir la víspera, ganas de ir al baño antes de la regata, movimiento en el estómago, etc… Esperemos que este año sea leve y sobre todo, que quedemos satisfechos con el trabajo realizado y obtengamos un buen resultado.

El domingo remamos en Camargo, pero la verdad es que en estos momentos no tiene mucha importancia. ¡Mañana hay que darlo todo! y luego ya vendrá lo que tenga que venir.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *