La gran familia del running

1782

Iniciamos una nueva sección que pretende ser de interés para quienes como yo nos dedicamos a demostrarnos a nosotros mismos que somos capaces de hacer esfuerzos y a la vez disfrutar corriendo. El running es una de mis grandes aficiones, que la complemento con mi jornada laboral y vacío todo lo entrenado en las pruebas en las que participo, el pasado domingo la última, en el cross de Primavera en mi barrio del Antiguo donostiarra.

En esta primera entrega me centro más en mi, en cómo afronté la carrera, con muchos nervios tengo que reconocer, pero es algo inherente a mi forma de ser y disfruto mucho más en los entrenamientos que en la competición, aunque sin competir siempre me faltaría algo.

La sección quiere pasar por las facetas principales del running, entrenamientos, preparación, salud, dieta, carreras, productos y vuestras experiencias. Para eso es importante que seamos una familia en la que nos contemos nuestras sensaciones para compartirlas con quienes también dedicamos tiempo a este bonito deporte. Así que anímate a ponerte en contacto con nosotros en run@titoirazusta.com y entre todos vamos a intentar tener aquí un hueco interesante que nos una en nuestro hobby.

XV Carrera de Primavera

¡RING, RING! 7:00 am. Suena la alarma. POSPONER. ¡RING, RING! 7:05 am. POSPONER. ¡RING, RING! 7:10 am. POSPO…

-¡Lander! Te levantas o te duermes, pero deja la maldita alarma en paz… Quiero dormir, es domingo.

Mi novia me ha recordado que hoy es domingo, pero no un domingo cualquiera. Para muchos hoy es día de carrera. ¡Qué nervios! Tengo el estómago cerrado pero es hora de comer.

Recomiendan desayunar 3-4 horas antes de la competición. Teniendo en cuenta que el horario de salida es a las 10:00 am, debería de haberlo hecho como muy tarde a las 7, pero la sábana me ha secuestrado. No me deja ir. Decido dormir hasta las 8 y desayunar menos cantidad para hacer antes la digestión. Los mortales como yo tenemos que buscarnos la vida. No soy entrenador, ni dietista, pero me imagino que mi cuerpo no necesita más de 2 horas para digerir un vaso de leche y un par de tostadas con mermelada. En realidad no sé ni cuanto tarda en digerir una aceituna, pero me interesa mi teoría para justificar el tiempo de más en la cama.

¿Cuántas veces habéis oído que los días de carrera no hay que experimentar? Yo mil, pero hoy tengo una buena razón para hacerlo. En el entreno del martes un compañero de running me recomendó probar la leche de almendras. Tiene 60 años, el doble que yo, y corre a 3:40 el km. Todo lo que él diga va a misa. Si me ha dicho que tome leche de almendras, yo me tomo, si hace falta, el brik entero. ¿Sabías que la leche de almendras ayuda a hacer la digestión lo menos pesada posible? Todo son ventajas. Hoy va a ser un día genial.

Vuelta 1/5 al WC.

Los nervios, como siempre, están a flor de piel. En mi cabeza suena el himno de la Champions y me imagino como el mismísimo Kenenisa Bekele en la línea de salida. En mi casa no entienden los nervios que podemos llegar a tener antes de una carrera. No entienden que el 100% de mis neuronas están centradas en la carrera y que no estoy para mucho más que para contestar un “sí” a todo.

-¿Lander, qué vamos a comer luego, bocadillo o plato combinado?
-Sí.
-¿Qué te acabo de preguntar?
-Sí.
-…

Y así hasta el final. Porque nos va la vida en ello. Es “LA CARRERA”.

Vuelta 2/5 al WC.

No sé porqué me empeño en hacer un ritual pre-carrera cuando me suele ir mucho mejor un día cualquiera en el cual incluso salgo tarde del trabajo y llego justísimo al entrenamiento, sin mentalizarme, y me sale el entreno de mi vida. Otras veces, en cambio, pienso demasiado y mis expectativas se frustran después del calentamiento. Rendiría mucho mejor si dedicara la mañana de la competición a hacer vida normal, sin obsesiones y me lo tomara como un entrenamiento más. Soy consciente, pero no puedo evitarlo. Para mí es la final de la Copa del Mundo.

Vuelta 3/5 al WC.

Hora de pelearme con los imperdibles. No he conseguido poner un dorsal 100% centrado en mi vida.
Vuelta 4/5 al WC.

¿No sería mejor desayunar otra vez?
Vuelta 5/5 al WC.

Creo que ya he perdido 2 kilos. Una vez me contó un gran entrenador que el cuerpo es muy sabio y echa lo que no necesita. Vamos, que no me tengo que preocupar por la posible pájara que me pueda entrar hoy. Todo lo que se ha ido NO era necesario. Me quedo más tranquilo.

9:57 am. Línea de salida. Huele a Axe y nos motivamos con la mítica canción “Thunderstruck” de AC/DC. No he conseguido ponerme muy delante, pero veo a mi izquierda el cartel de 40 minutos. Creo que estoy bien posicionado. Quiero bajar de 40, pero haré el esfuerzo de coger la primera rotonda por fuera para ganar posiciones.

10 am ¡Espartanos, a la guerra! Empieza lo bueno. Primera zancada. Ya estamos metidos de lleno. No hay vuelta atrás. Toca disfrutar del sufrimiento. Carrera preciosa que transcurre por lo más bonito de Donostia. El sol pega, pero en la sombra hace fresco. Buena temperatura para correr. En el km 2 observo a mis padres y me entran ganas de despegar como un cohete. Cuantas veces habré cometido el error de querer demostrar y pasar delante de alguien conocido a 3min/km para luego sufrir el resto de la carrera. Hoy no iba a cometer el mismo error. Ritmo constante. 3:50 el km. Me uno a un grupo que va a mi ritmo y me centro en la respiración. Todo va sobre ruedas. Puente del antiguo. Veo a mi novia. Ella no me ve ¿Grito y pierdo 2 segundos o no digo nada? Decido gritar. En buena hora. Noto que el pulso sube. Parece una tontería, pero estas pequeñas cosas te pueden sacar de una carrera.

Adelanto y me adelantan todo tipo de perfiles. Me encanta ver a gente mayor corriendo. Me motiva y me hace ver que el running no tiene edad. En el último kilómetro le animo a un señor de unos 70 años que esprinta conmigo y que me impresiona su forma de respirar. Diría que está forzando demasiado. Parece que le va a dar un infarto, pero ahí va, como si la vida le fuera en ello. Hicimos los últimos 500 metros mano a mano a 3:15 el km. Casi nada. Nos volvemos a juntar en la fila de la comida y nos abrazamos ¡Qué campeón!

Línea de meta. 38:42. Muy contento. Primera carrera del año a la saca.

Antes de terminar me gustaría felicitar a la organización, el club DONOSTIARRAK por todo el montaje de la carrera y el trabajo que hacen por el running. Impresionante la cantidad de comida que nos ofrece al finalizar. No he visto tanta fruta junta en mi vida. Zorionak, benetan.

Gracias también a Jesus María Menéndez por la foto de cabecera. Que sería de nosotros, los runners, sin esos fotógrafos que lo dan todo para guardar mejor aún, si cabe, un recuerdo de la carrera.

Nos vemos en la Media Maratón de Donostia. (2 de abril).

Y hasta ahí mi primer relato sobre lo que pude sentir el domingo pasado en la carrera. Como he dicho antes esta sección pretende contar diferentes vivencias y consejos que puedan surgir desde y para el runner popular y para eso te voy a necesitar. Me encantará recibir tu aportación en la dirección de correo run@titoirazusta.com

La semana que viene voy a tener el orgullo de presentar a un colaborador que va a dar un plus muy positivo a este blog y que juntos vamos a poder divertirnos mucho. Aquí te espero Unai 😉

Un fuerte abrazo a tod@s y ya sabéis, ésta es vuestra casa.

Nos leemos…

 




2 thoughts on “La gran familia del running

  1. Javier irazusta

    Bufff LANDER. Me he puesto en situación y parece que he corrido yo. Creo que hasta ya me duelen las piernas.

    Reply
    1. Lander Post author

      jajaja No es para tanto Javi! Gracias por comentar. Si eres deportista y quieres mandarnos alguna anécdota ya sabes dónde estamos 😉

      Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *