La Real no pudo con el Salzburgo y cayó lamentablemente de la única competición que podía alegrar su mala temporada

333

PUBLICADO HOY EN LA CONTRAPORTADA DE MUNDO DEPORTIVO GIPUZKOA

 

Planeó el fantasma de Krasnodar

Cuando el bombo emparejó a la Real con el Salzburgo hubo hasta algarabía, porque siendo cierto que había mayores cocos, quizás no se valoró que el equipo de Rose llevaba dieciséis partidos seguidos de las citas europeas sin perder en casa y en toda su fase de grupo no había encajado un solo gol en casa. Por algo será. Y si además planea por el cielo realista aquella noche lamentable de Krasnodar, pintaba mal. Porque el momento decisivo se pareció mucho a aquel de la eliminación en Rusia y ayer la expulsión de Navas, el penalti de Rulli y su lesión vinieron a echar por tierra las esperanzas del equipo que volvió a vestir de naranja como en la ida. Tristeza en la fría noche austríaca y quizás anoche se abre un panorama que obligue a tomar decisiones a quienes les corresponde tomarlas. La decepción está definitivamente instalada en el seno txuriurdiñ.

El partido de anoche comenzó como el de Anoeta. Al Salzburgo le faltó hacer poco para batir a Rulli y su primera internada por la derecha resuelta por Dabbur en el área pequeña complicaba un poco más las cosas para la Real a los diez minutos. Había que echarse al río, porque si bastaba con ganar con un 0-1, el gol austriaco obligaba a dos de los de Eusebio. Lo cierto es que en aquel buen centro de Zurutuza, Oyarzabal tuvo el empate, pero su remate de cabeza lamió el larguero por la parte superior.
Fue una buena noticia que si en el partido de ida los numerosos córners que forzó la Real fueron artículo de inventario nada más, anoche fueron otra cosa. Los dos de la primera mitad botados por Canales, el primero con el remate de cabeza de Agirretxe que se fue alto por poco y el segundo iba a ser el del gol del empate. Estupendo también el toque del cántabro y Navas se redimió de algunas actuaciones anteriores un tanto desafortunadas para hacer un gran gol con su cabezazo contundente que batió al meta local por la misma escuadra. Ya llovía menos para la Real con el 1-1, incluso el resultado de empate a uno se antojaba mejor que el de sin goles del arranque del partido.

Todo quedó por resolver en una segunda mitad que se presentaba interesante. La Real tenía que ir a por todas y al Salzburgo le bastaba ser más cauto porque seguía con la eliminatoria a su favor, gracias a aquel segundo gol de última hora de Anoeta que había que superar. Pero fueron los locales los más incisivos al arranque, con un par de llegas de cierto peligro, la zaga resolvió bien y aunque corría rápido el crono la Real aún tenía tiempo porque un solo gol le ponía en los octavos. Los dos mil animosos seguidores que acompañaron al equipo empujaban hasta quedarse sin voz, pero el cambio táctico de Eusebio, con Llorente en el campo como tercer central no hizo más que desordenar más a la Real que participó en primera persona en el festival de desaciertos en que entró el partido. Hasta el minuto fatídico que marcó la eliminatoria.
Navas volvió a equivocarse y con su segunda amarilla dejaba al equipo con uno menos y por si era poco, Rulli hacía penalti a continuación y se lesionaba. Volvió el fantasma de Krasnodar, allí también tuvo que ser sustituido el meta argentino y la Real escribió una triste despedida de la competición europea, sin poder llegar a la fase de grupos.

Berisha marcó el penalti y el 2-1 ya obligaba a ese segundo gol de la Real para al menos buscar la prórroga, aunque con un jugador menos y el tercer cambio sin poder hacerlo con carácter ofensivo porque se gastó con el cambio de portero… Era muy complicado, sobre todo porque los de Eusebio estaban en fase de esas tan repetidas esta temporada, sin ideas y poca llegada al área contraria. El final estaba cantado con un Salzburgo matando el balón y la Real sin poder resolver ninguno de sus balones largos para al menos provocar la prórroga. Se acabó también la historia europea para esta Real y lo cierto es que no son tiempos de bonanza en el bando txuriurdiñ. Es posible que con la Liga como única competición en juego y lo retrasado que va el equipo en ella, la temporada se haya finiquitado anoche en tierras austríacas.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *