La Real quiere recuperar la ilusión de su afición en la senda triunfal europea, pero sin olvidar que la Liga es su sustento de futuro

283

PUBLICADO HOY EN LA CONTRAPORTADA DE MUNDO DEPORTIVO GIPUZKOA

Al llegar un nuevo año

Fue muy interesante conversar con la gente del deporte que se reunió en la gala que un año más, ya son veintinueve, organizó el miércoles la Asociación de la Prensa Deportiva de Gipuzkoa para premiar a un montón de gentes del deporte y encumbrar al mejor del año que surjen de cualquier especialidad porque en nuestra provincia hay deportistas de talla mundial en muchos deportes y, de hecho, un joven con gran proyección en el balonmano, Kauldi Odriozola, fue esta vez el que se llevó el mayo número de votos de los periodistas presentes en la sala, entre los cinco aspirantes. Podría preguntarse por qué el fútbol siempre sale perdiendo frente a otros deportistas de tantas modalidades que se llevan la palma. De hecho en el palmarés de la gala, salvo en la primera edición que hubo homenaje compartido por Arconada y Zamora con Txema Olazabal y Andrés Vilariño, nunca ha aparecido un futbolista. A la pregunta de mi extrañeza por ello, un consejero de la Real me respondía que “Quizás en el año que entra haya motivos para que algún futbolista pueda optar a ganarlo”. No sería malo, porque eso significaría que ha habido gran éxito en un deporte que es tan mediático y pasional entre nosotros.
Por si la referencia quería decir que hay convencimiento pleno en el seno del consejo realista de que el equipo va a levantar un alto vuelo charlé también con Eusebio Sacristán. El entrenador de la Real es una persona accesible, que sobre todo escucha opiniones y con sus ojos es capaz de responder sin necesidad de abrir la boca. Yo estoy muy pesadito con la insistencia de que es el año del entrenador y así se lo recordé. Saber elegir el mejor once para cada una de las competiciones era algo que iba a llevar a la Real al éxito o a estar, como es el caso, en una incertidumbre continua. La eliminación en la Copa fue tal accidente que casi mejor no incidir en él porque tiene pocas explicación lógica, pero en lo que aún da vida a la Real hay que programar un futuro lógico y que ofrezca garantías competitivas. No crean que Eusebio tiene una varita mágica para saber si tal o cual jugador va a estar al máximo nivel en cada partido, pero se ve que el entrenador ya tiene sus preferencias a las que recurre a veces con tanta insistencia que luego quizás llegue a pensar que no fue la mejor idea.
Elegir el mejor equipo y a los jugadores que mejor rendimiento te pueden dar en cada partido es ahora mismo fundamental para alcanzar los objetivos marcados. Ya no se pueden permitir patinazos como los que han sorprendido en una primera parte de la Liga ante rivales de menor entidad y de las formas que volaron los puntos. Por eso, la Real necesita ahora mismo subirse a la plataforma de lanzamiento que le lleve más arriba de donde está, porque en la actualidad se siente sumida en el pelotón de los “nini”, depués de no haber sumado ni la mitad de los puntos que ha disputado en el campeonato, que nadie lo olvide, que al final será el que permita el éxito de futuro, porque no volver a quedar entre los seis o quizás el séptimo también tenga opciones en la Liga para poder seguir en Europa será un fracaso en un año en que el club hace tantos esfuerzos para que la Real pasee su escudo por los grandes campos que ya no nos darán tanta envidia cuando finalicen las obras de remodelación para presumir del nuestro. Sobre cómo llenarlo será otra historia, pero seguro que irá ligado también a la marcha del equipo.
La Real quiere vaciar sus naves en la Europa League, en la que ha dejado bien escritas sus credemciales en la fase de grupos y Salzburgo será un buen escenario para seguir la buena senda, pero las ramas tienen que dejar ver el bosque y Eusebio ya sabe que no puede dejar a un lado la Liga, al fin y a la postres el campeonato que da sustento al futuro. En lo que estamos más de acuerdo es que por lo que sea la Real no ha sido capaz de amoldarse aún a la disputa de tres partidos por semana y ahora con dos de vez en cuando puede tener más capacidad de maniobra para que el 2018 sea el año de las alegrías a las que aspira una afición que empezó emocionada la temporada y se encuentra en la necesidad de recuperar aquella ilusión que los resultados han desvanecido en buena parte. Seamos optimistas porque plantilla tienen Eusebio, la refuerce o no en este mercado de invierno, como para que la Real esté más arriba de donde está en la Liga.

A la vez que el GBC- Real Madrid

Ha habido años en que la tamborrada del día de San Sebastián llegó a desfilar en las pistas de Anoeta por coincidencia con algún partido de la Real. Esta vez se va a evitar esa circunstancia, ya que los designadores de los horarios han tenido la amabilidad de permitir que el partido que en ese fin de semana han de disputar la Real y el Celta sea en la resaca del 21 de enero, pero con el contratiempo que coincidir con el GBC que recibirá al Madrid a la vez en Illunbe.

En Eibar no lo entienden.

Haber vendido tu alma al diablo tiene estas cosas y las protestas de los clubes de fútbol por los horarios caen en saco roto. Ahora es el Eibar el que tiene motivos para poner el grito en el cielo. Resulta que recibe al Málaga el unes 22 de enero y le ponen el partido de San Mamés el viernes 26, mientras el Athletic descansa de viernes a viernes. Lo dicho, clamar en el desierto. Los horarios alteran la competición y acaban con la asistencia a los campos: Les importa un pimiento.

¿Qué va a pasar con el sponsor chino?

Llama la atención la noticia que llega desde China sobre la investigación que hacen en aquél país a la empresa Qbao por presunta estafa y la entrega a la policía del presidente de la entidad patrocinadora de la Real. Por lo que se sabe hasta ahora, la acusación es de negocios irregulares que siguen su curso judicial a la espera de saber si este percance tendrá su influencia en los acuerdos pactados de Qbao con la Real, cuando además ha sonado mucho que la empresa china podría poner nombre al estadio de Anoeta cuando este se reinaugure con su remodelación completada. Zhan Xaolei, que así se llama el presidente de Qbao y que se entregó a la policía para declarar, es quien ha mantenido las principales reuniones para acuerdos con el presidente Jokin Aperribay. Habrá que esperar, pero sin perder la pista del desarrollo de este engorroso asunto.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *