La Real tropieza ante el colista U.D. Las Palmas y da vida a Ayestaran para mantenerse en el puesto (2-2)

344

La Real no ha podido pasar del empate ante el colista de la Primera División, en un partido que ha dominado claramente, pero su porcentaje de acierto con respecto a las ocasiones que ha fabricado ha sido bajo como para permitir que el equipo de Pako Ayestarán sacara un empate e incluso se marchan con sabor agridulce porque Remy ha tenido dos ocasiones en el tramo final que casi le dejan a la Real sin poder sumar ese punto.

Como ya es habitual, el equipo de Eusebio juega mejor al principio que después. Sale al partido con agresividad y presión, lo que le ha permitido a Willian José tener una gran oportunidad para hacer el primer gol, en un centro de Llorente que cabecea fuera. O Zurutuza, también cerca de marcar en otro toque con la cabeza que no ha entrado por poco.

La Unión Deportiva Las Palmas no podía sujetar las embestidas de la Real, aunque tampoco eran ya tan frecuentes. Y, de repente, en la primera estirada del equipo amarillo, Tana iba a conseguir el 0-1 que dejaba helado Anoeta. Menos mal que Willian José ha acudido al rescate de su equipo, para resolver un buen pase de Januzaj. Era el empate de ex futbolista del equipo canario y parecía que la Real recuperaba la situación después de la incertidumbre que dejaba el gol de Tana.

Tras el descanso ha sido otra vez la Real la que ha llevado la iniciativa, con claras ocasiones de gol para Willian José, Oyarzabal y de nuevo el brasileño. A la cuarta ha sido Januzaj, hasta entonces el mejor asistente del equipo, el que después de recibir un centro desde la derecha batía a Lizoain por bajo. La Real había tardado una hora de partido para ponerse por delante del colista en el marcador y a partir de ahí se trataba de saber controlar la situación que dejara los puntos en Anoeta, algo tan importante para afianzar posición cercana a las posiciones europeas.

Un nuevo error defensivo y salida a la desesperada de Rulli que despeja de cabrza y el balón le va a Viera que desde lejos empata el partido en la puerta desguarnecida. Otra vez empate y aún pudo ser peor para la Real si Remy atina en las dos ocaiones finales que estrelló en el poste y en el meta Rulli.

Quizás este empate, después de ocho derrotas consecutivas ha servido para que Pako Ayestarán pueda seguir entrenando al equipo, ya que tenía el ultimatum de su presidente si es que salía de vacío de Anoeta. Se ha notado el agarrotamiento en los jugadores canarios dada la crisis que atraviesan, pero cuando se han soltado un poco han sido capaces de ponerle en muchas dificultades a la zaga de la Real, que sigue siendo demasiado frágil. Y a contar la expulsión de Odriozola en los minutos finales por entender el árbitro que fingió un penalti y una falta al borde del área. La primera es recurrible porque existe contacto con el defensa y evitar así quedar fuera del partido del sábado en el Calderón, siempre y cuando sus molestias en el brazo no se lo impidan.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *