La turbulenta vida de un deportista de primera (Humor deportivo) Capítulo 6.

688

Epaaa… ¿Qué tal andamos? Hoy estoy acompañado. Está conmigo mi amigo Txofo.

HORTZAIPE: Txofo , saluda a mis seguidores.

TXOFO: ¡Epaaa panda!¡Ya tenéis mérito ya! Leer las chapadas de este ….

HORTZAIPE: ¡Oye majo ! Si vas a empezar así, ya sabes… ¡Aire!

TXOFO: No te cabrees, solo es para romper el hielo, si ya sabes que en la cuadrilla estamos muy orgullosos de ti. Estamos deseando que publiques el post y a ser posible que hables de nosotros. Algunos están un poco molestos porque todavía no les has mencionado. Desde que contaste que me enfrenté a aquellos perrazos, ¿cuantos eran..? Por lo menos media docena…

HORTZAIPE: Dos, eran dos.

TXOFO: ¡Pero que dos morlacos! Pues desde que lo mencionaste en tu blog, me he hecho muy popular entre las mozas del pueblo. Tengo hasta un club de fans.

HORTZAIPE: ¿Qué dices? ¿Club de fans?

TXOFO: ¿Que pasa? ¿Que no te lo crees? Pregúntaselo a tu abuela.

HORTZAIPE: ¿A mi abuela?

ABUELA: ¿He oído abuela, moñoño?

HORTZAIPE: ¡Qué susto! Abuela siempre te digo que llames a la puerta antes de entrar, imagínate que estoy con alguien en plan íntimo… Haciendo mis cosas…

ABUELA: ¿Tú íntimo? ¡No digas txorrakeris! Para una abuela no hay secretos y tú no te comes un rosco desde que dejaste con Lapili. Además no vengo a hablar contigo, vengo a hablar con mi representado.

HORTZAIPE: ¿Representado?

TXOFO: Te he dicho que tengo un club de fans ¿No? Pues tu abuela…

ABUELA: ¡Soy la presidenta del Club de fans de “ Txofo’stallone “

HORTZAIPE: ¿Queeeeeé?

ABUELA: Lo que oyes y ahora déjame hablar de negocios con mi representado. A ver Txofo, nos ha salido un bolo para que actúes en la discoteca “A tomar por copas”, este sábado por la noche.

TXOFO: ¿En serio? ¡Qué bueno! ¿Y me pagan mucho?

ABUELA: Bueno, unas copas y unas invitaciones para mis amigas para ver el espectáculo.

TXOFO: ¿Tus amigas? ¡Pero si la más joven tiene más de setenta años!

ABUELA: Y eso que más da. Tienes que empezar por un público poco exigente para superar el miedo escénico. Luego ya vendrá el programa de HMYV.

TXOFO: ¿Qué es eso?

ABUELA: Un programa muy bonito donde los chicos y las chicas van a buscar el amor, que nunca lo encuentran pero se dan unos magreos y unos besuqueos que no te vendrán nada mal. Porque tú me parece que todavía no te has estrenado. Además te pagan y sales en la televisión. Y de paso yo iré como tu representante y me haré unos cuantos deluxe poniendo a parir a algunas del pueblo, que ya les tengo ganas.

HORTZAIPE: Txofo, no sabes en ¡Qué lío mari loli ! Te has metido.

TXOFO: Pero…

ABUELA: Ni pero, ni pera.. ¡Ala! Vamos a probarte el tanga de ganchillo que te estoy haciendo para el espectáculo del sábado.

TXOFO: No creo que un simple tapetito de ganchillo pueda tapar lo que tengo entre las piernas…

ABUELA: ¡Menos lobos caperucita! ¡Vamos! Que no tengo todo el tiempo.

HORTZAIPE: ¿Con que club de fans eh?

TXOFO: Oye Hortz, ni una pu… Risa que te parto la cara. Ya verás cuando vaya a HM.

ABUELA: Txofooooo

TXOFO: ¡Joder voyyyy!

En menudo lío se ha metido mi colega, bueno en el mismo que me metí yo cuando conocí a Maider. Maider es la chica que me salvó de morir ahogado en el río. ¿Os acordáis que en el anterior post os dije que me agarré a un remo? Pues era el de Maider, remera de San Juan. Qué chica más maja, deportista y muy muy cañera. Tuvímos un rollete esas vacaciones pero luego, ella estaba muy metida en las competiciones y no podíamos quedar para vernos. Yo iba a verle a todas las regatas y así me empezó a gustar el remo. Como yo vivo en Navarra quería algo que estuviera cerca. Así que investigando, investigando, encontré un club de remo en Lodosa.

Me puse en contacto con ellos y me dijeron que primero me harían unas pruebas para ver si reunía las condiciones físicas para convertirme en un buen remero. Y ahí empezó mi aventura. Entrenaba seis días a la semana. Mi alimentación cambió por completo. Sesiones de ergómetro. Os preguntaréis que es eso… Pues un suplicio, por decirlo en pocas palabras. Además, la natación ¡madre mía! En la vida he tragado tanta agua. Y también a correr, gimnasia, pesas… Y después de todo eso… Remar.

La primera vez que salí al mar, casi me muero. Yo era el encargado de poner el espaldín en la ciaboga. Yo sólo oía al patrón gritar ¡Ubera! ¡Ubera! Me caí al mar y casi me guillotinan la cabeza con los remos. Me pasaron por encima , yo ahogándome y el patrón ¡Ubera! ¡Ubera! Me rescataron a punto del infarto. Cuando me subieron a la trainera tenía una sed de toda el agua salada que me había tragado que cuando vi una botella en la mitad de la trainera con una cerveza, me lancé como loco a por ella y me la bebí de trago.

Mis compañeros se partían de la risa, luego me dijeron que el bote ese, es una botella partida por la mitad y que le llaman “El pixapote”. Cada vez que me acuerdo que me bebí aquello… Lo peor vino después. Entre el agua de mar y la orina que me bebí creyendo que era cerveza, me entró un apretón…. Y claro, allí o te tiras al mar y lo haces en el agua o te pones en popa con el culo al aire y lo haces delante de todos. Yo escogí esta última. Imaginaros yo con cagalera, mis compañeros imitándome las caras que yo ponía y el patrón con una mala hostia…. Cuando llegamos a tierra, el patrón todo serio me dijo:

PATRÓN: Hortz ¿Se puede saber quién es el inútil que te ha animado a remar?

HORTZAIPE: Mi padre, patrón.

PATRÓN: Pues dile a tu padre que no tiene ni puta idea de lo que es el remo. Ahora antes de irte, limpia toda la trainera de arriba y abajo y no te la hago pintar entera porque no quiero ver otra vez tu cara haciendo esos gestos, sobre todo cuando estabas… haciendo un calvo…. ¡Venga! ¡Largo!

Bueno, por lo menos probé y no me gustó. El remo es un deporte muy sacrificado y muy duro. Todavía tengo callos en las manos y un boquete en el culo más grande que la bandera de Japón. Pero no estoy desanimado, el otro día un amigo me habló de un nuevo deporte, se llama crossfit, igual me animo. Ya os contaré en el próximo post… Si me dejan.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *