Las decisiones de Xabi Alonso y la Real Sociedad (Por Iñaki Igartua)

1286

Recibimos hoy de nuevo la firma de Iñaki Igartua que nos propone ofrecer su perfil de un jugador que nació y creció futbolisticamente en la Real, alió de ella y llegó las más altas cotas a las que puede aspirar un futbolista. Xabi Alonso acaba de dejar el fútbol activo después de rellenar una hoja de servicios intachable, es noticia, lo ha sido y lo será y en la carta de Iñaki refleja sus declaraciones en las que llegó a decir que le hubiera gustado colgar las botas en la Real y que el caso no se dio. A algunos les ha extrañado tal afirmación y otros creen que la llegada de Xabi no hubiera resuelto los problemas que puede tener la Real en la zona en la que ahora Illarramendi se ha hecho el líder. El fútbol y sus debates. Pero por encima de ellos emerge una figura con nombre y apellidos ilustres para nuestro club, el de Xabi Alonso.

Las decisiones de Xabi Alonso y la Real Sociedad (Por Iñaki Igartua) 

Cuando Xabi Alonso declaró en una entrevista “Me habría gustado acabar en la Real Sociedad, pero…” a cualquier seguidor de la Real se le tuvo que helar la sangre, ya que todos en su fuero interno soñaban con que uno de los más grandes jugadores que ha dado este club, volviese y pudiese despedirse en el equipo donde se hizo profesional.

Duele imaginar que nadie en la Real Sociedad hubiese diseñado ni un solo plan o proyecto para que Xabi pudiese regresar a su casa, a terminar e iniciar otra nueva etapa en lo que él estimase oportuno; un derecho ganado a pulso por quien hoy en día es el único campeón del mundo (Mundial de Sudáfrica en 2010) que ha dado la Real. Y si lo hicieron, es evidente que no fue lo suficientemente atractivo para que volviese a correr sangre blanquiazul por las venas de Xabi Alonso. Solamente alguien como él, que ha jugado en los equipos más importantes del mundo (Real Sociedad, Éibar, Liverpool, Real Madrid y Bayern de Múnich), podría convencernos de que podemos volver a ganar. Sus relatos, con emoción, nos llevarían a la acción; factor indispensable para intentar alcanzar cualquier meta por imposible que ésta parezca.

Pero me temo que en esta Real de juego de egos en la que se ha convertido, Xabi sería visto más como un intruso que como alguien capaz de generar, desde las bases, una corriente de ilusión que llegaría incluso a traspasar lo deportivo. Puede que mi fe ciega en Xabi no me deje ver las realidades paralelas de un club cada día más veleta; Hoy, el objetivo es asegurar la permanencia y mañana jugar en Europa, más con la sensación de, a ver qué pasa y salvarnos otro año sin muchos problemas, que con un proyecto serio, buscando siempre justificarse con excusas de lo más variopintas (el estadio sin pistas es lo mejor, los jugadores de casa necesitan tiempo, tenemos al mejor entrenador – siempre y cuando no pierda más de tres partidos seguidos y nos pongamos nerviosos-).

Se contrata a un entrenador como Eusebio con la idea de que haga jugar al fútbol a este equipo, según las reglas del irrepetible Johan Cruyff y de paso se desprecian las bases futbolísticas escritas en letras de oro del gran Alberto Ormaetxea, quien desde la humildad y la maestría, condujo a esta institución a lo más alto de su historia, ganando dos ligas consecutivas. Nadie como él supo inculcar a los jugadores y a la entidad, que la voluntad y el deseo de conseguir algo también se entrenan.

Y si a algún lector le quedan dudas, que busque en las hemerotecas y en Youtube las hazañas de los hombres de Ormaetxea, y se deleiten de paso escuchando la narración del gol de Zamora en el Molinón, del malogrado Joxean Alkorta; y el orgullo de pertenecer a la Real permanecerá tatuado en el corazón de cada uno. – ¡Zamora de mi vida! que diría algún listillo de Madrid-

Pero volviendo al día a día de nuestra Real, parece que se conforma con tener el dinero en el banco, presentar unas buenas cuentas económicas; muy importante sin duda alguna, pero que de poco sirve si no se invierte en el terreno de juego, con jugadores y entrenadores de casa, creando desde la base los valores que vuelvan a hacer grande a este equipo; digo bien los valores porque la victoria y algunos triunfos pueden ser efímeros, pero los valores son siempre universales y permanentes.

Seguramente Xabi volverá a triunfar en lo que él decida hacer, mientras que nuestra Real -ojalá que me equivoque- nos seguirá haciendo sufrir más de la cuenta, amagando pero sin dar el salto definitivo de calidad, porque difícilmente será capaz de mirar a su pasado glorioso, honrarlo y utilizar dicha experiencia para copiar solo los buenos ejemplos positivos y aprender de los errores. Y verán que el saber y la experiencia de Xabi bien podrían habernos servido. Si las emociones auténticas se pueden experimentar, las de Xabi Alonso son Reales como nuestra Sociedad, nada que ver sin duda, con las de los Ruli, Carlos Vela, y Canales.




One thought on “Las decisiones de Xabi Alonso y la Real Sociedad (Por Iñaki Igartua)

  1. Elena

    Estoy de acuerdo con el comentario de Iñaki, aún siendo yo muy poco entendida en futbol como para emitir cualquier comentario profesional. Es una pena por la Real, ya que Xabi, y tal y como dice Iñaki, allá donde vaya tendrá exito.

    Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *