Perfil: Las reglas de la vida de Markel Irizar, ciclista profesional (Por Iñaki Igartua)

604

En nuestra sección de Firma Invitada hoy regresa Iñaki Igartua, para reflejar su forma de ver a uno de nuestros deportistas de élite, el ciclista Markel Irizar, un chico que desde muy joven tuvo en la bicicleta su gran pasión y desafiando a una grave enfermedad logró salir adelante y seguir hoy en día en el ciclismo profesional. Así ve nuestro analista a la persona de Markel Irizar.

Perfil: Markel Irizar (Por Iñaki Igartua)

Mucho se ha hablado y se ha escrito a cerca de Markel Irizar, y aunque parece que ya se sabe todo de él, hay aspectos de su personalidad, tanto en la bici como en la vida, que desde lo anecdótico espero poder hacer descubrir a los lectores de este blog.
Para escribir sobre Markel Irizar es imprescindible darse una vuelta por Bizi-Poz, la cafetería que Markel abrió con la idea de colocar la bicicleta. Por cierto, una bicicleta con la que su abuelo iba a trabajar todos los días y a quién Markel prometía una y otra vez que abriría un restaurante o una cafetería para colocarla en la pared de forma que todo el mundo pudiese verla. Gesto simbólico representativo de su éxito personal; la bici para entrar en la élite del ciclismo y la cafetería como símbolo del servicio y ayuda a los demás siempre con una sonrisa en la boca. Una sonrisa contagiosa que emana de las enormes ganas de vivir de nuestro protagonista.

No son buenos tiempos para escribir sobre el ciclismo sin que salga por algún lado el tema del doping. Creo que es importante escribir sobre aquellos ciclistas que enarbolan los valores del ciclismo de verdad basados en el trabajo duro, el esfuerzo, la épica y muy pocas veces los triunfos. Un ciclismo que se ve reflejado por golpes contra el suelo provocados por las caídas y que quedan marcados para siempre en los cuerpos de los ciclistas como si se tratasen de un mapamundi.

Markel no se queja; en sus inicios en Euskaltel 2004-2009 tuvo la suerte de coincidir con Roberto Laiseka quien le dio tres consejos que Markel – apodado por sus compañeros en aficionados como “la calculadora” por su afición a calcular hasta el más mínimo detalle de su preparación – no tardó mucho tiempo en anotar en su cabeza e intentar seguirlos a rajatabla. Regla nº1 – No te quejes-. Regla nº2 – sé bueno en algo- . Y regla nº3– invierte tu dinero en algo que merezca la pena-. Tres sabios consejos que se convirtieron para Markel en un mantra que a día de hoy se empeña en mantenerlo.

El salto de Euskaltel al Team RadioShack en 2010, del entonces jefe de filas y mecenas del equipo, Lance Armstrong, le permitió descubrir un nuevo mundo de posibilidades. Nuevo material, máxima profesionalidad, innovación, etc. Pequeños detalles que se percibían de forma distinta en Euskaltel. Sobre todo en el aspecto mental, en el que se insistía en que para ganar algo hay que intentarlo con todas las fuerzas de las que uno dispone y pase lo que pase nunca desfallecer. Desarrollar el potencial de uno mismo por mínimo que pudiese parecer. Ser consciente; Try hard! (¡Inténtalo con todas tus fuerzas!)

En la vuelta a Andalucía del 2011, esos pequeños detalles fueron clave a la hora de alzarse con el triunfo final en la general. Una general en la que el hoy aclamado colombiano Rigoberto Urán quedó en la séptima plaza de la general.

Su lealtad descrita por muchos de sus compañeros presentes y pasados le confiere un halo de corredor imprescindible para cualquier equipo. Hay veces en las que la victoria de etapa de un líder no sería posible sin la ayuda de un compañero de equipo. En el tour de Flandes de 2014, a falta de 13 kilómetros para la meta, se produjo una pequeña discusión en el pelotón entre Markel y Fabian Cancellara, ambos del equipo Trek Factory Racing. Markel insistía en que Fabian aceptase el último sobre de gel que le quedaba, ya que, según habían previsto en el equipo, Cancellara iba a intentar dar caza a Van Avaerment que iba en esos momentos escapado. Fabio se empeñaba en que no lo necesitaba y llegó a enfadarse con Markel por su perseverancia.

Éste decidió entonces introducir en el maillot de Cancellara el sobre de gel al grito de: ¡Vamos Fabio! En la persecución Fabio se llevó a S.Vanddenbergh del Omega Pharma–Quick step y a S.Vanmarcke del equipo Belkin. En el último sprint la fuerza de “Spartacus” Cancellara se impuso ante sus cuatro rivales ganando de esta forma su tercer Tour de Flandes. Una vez que llegó el resto del equipo a meta, Fabio corrió a abrazarse con Markel para agradecerle la entrega de su gel, ya que gracias a su ingesta Fabio Cancellara obtuvo el punto de energía necesario para imponerse en el sprint. El atrevimiento de Markel Irizar condujo al suizo al triunfo final. “Who Dares Wins!” (¡Quién se atreve, gana!).

Aunque desde fuera muchos puedan pensar que nuestro protagonista no ha hecho nada relevante en el mundo del ciclismo, él sabe que ha sido parte activa de muchas de las victorias de los equipos en los que ha estado. Lo lleva dentro y nadie podrá quitárselo. Es lo bueno de sentirse parte de un equipo de personas, de aceptar su rol y de cumplirlo con la máxima exigencia.

En la última rueda de prensa de despedida del ciclismo de Andy Schleck, éste mencionó expresamente a Markel Irizar como uno de los amigos que le quedarán para la vida. Habla tanto, tan rápido y con tanta pasión, que hasta el propio Andy declaró en una entrevista que de vez en cuando tenía que pedirle a Markel que parase de hablar al menos durante unos cinco minutos. Algo difícil en Markel, ya que en su búsqueda de vivir la vida a tope siente la necesidad de contar lo que ve y fluye. En la expresión de contar cada segundo de su intensa vida, subyace la idea de superar los obstáculos diarios enfrentándose a ellos con honestidad; de esta forma parecen mucho menos de lo que son.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *