Pon un remero en tu vida… si te atreves.

48059

En este post doy paso a Ariane, nos comenta su punto de vista del remo. Ya hablaré con ella en casa…

Me entrometo en este blog para contar la cara B del remero (lo pondré en masculino, por la parte que me toca, pero afortunadamente éste es un deporte donde la mujer tiene mucha presencia).


Es de protocolo responder/pensar al escuchar “Estoy saliendo con un remero” – “alaaa, corpulento, deportista, luchador, entregado” con una baba kilométrica, ojitos brillantes y una envidia cochina que no te tienes con ella. Pero contemos la verdad. No todos son Eneko Van Horenbeke. No son ni mejores ni peores, son diferentes. Los hay Mortadelos, los hay Hércules, Obelix, Bestias, Winnie de Poohs e incluso Calimeros. Pero todos ellos, hasta el Brad Pitt de la época tienen un fallo, gordo, morrocotudo: primero el remo.

Así de sencillo. Es una ley y ni se te ocurra llevarla al Pleno. Es por ello, que visto que me lo tengo que comer con patatas, voy a advertiros de lo que supone, porque “el que avisa no es traidor“.

Punto número uno. A partir de octubre y hasta mediados de septiembre, 11 meses, entrenará 6 días a la semana. No llegando a casa hasta las 22:00 de la noche y huyendo los fines de semana (no hay herri harresi que valga, y mira que lo he intentado) a las 07:30. Olvídate de escapadas románticas, de planes esporádicos, de liarte con las sábanas las mañanas de domingo, de cantar bajo las estrellas sin mirar el reloj, o de cosas tan básicas como ver una película entre semana. Se dormirá. La verás sola. Sola de escapada, ligando con la manta, cantando “por qué, por qué todos los días por el remo me abandonas“… Y bueno los planes esporádicos sola no los harás, pero esporádicos no serán, estarás en tierra viendo la regata en San Juan, luego en San Pedro, vamos a Loiola y crucemos Orio.

Punto número dos. ¿Has visto las regatas? Pues no. No las has visto. No las has visto hasta que las veas en persona, digital, por el móvil, en el ordenador, en la tele, desde 1991. Y no sólo la regata, sino todos los entrenamientos que nuestro querido entrenador haya decidido grabar. Lo verás una y otra y otra vez, desde dentro de la trainera y por fuera. Moverá un palo ochenta veces y te preguntará “¿vamos bien verdad?Que tú te dices, pues teniendo en cuenta que llevo 45 minutos viendo a mi chaval con los mocos colgando y sin poder quitárselos porque claro, ¿cómo va a soltar el remo? MAL.

Punto número tres. La dieta. Claro, ¿qué os creéis que esos cuerpos te los concede Neptuno? Bien, están los entrenamientos de baja intensidad y los de alta intensidad. Cada uno tiene su dieta, en uno hay pasta, en el otro es guarnición, hay ensalada, en el otro es verdura, pero si has tomado recuperante es A y sino es B y ¿cómo sé si lo ha tomado? Cierra los ojos, ponte a la pata coja, pon un brazo haciendo la ola y canta conmigo “Oh dubidu, quiero ser como tú…“. Ahora vuelve. Con lo que acertarás porque está en todo, el comodín, será la pechuga. Siempre habrá pechuga. ¿Te gusta la pechuga? Porque sólo tendrás pechuga.

Punto número cuatro. ¿A ti te gusta que te acaricien? A mí ya no. ¿Sabes lo que es pasarte el rallador de queso por la cara? Una locura verdad, mi día a día. Valiente. Oye ni un pelo tengo en la cara. Unos callos, unas pieles, unas durezas, una de sangre en su herida la eterna del culo. Darle betadine en la primera cita no era tu plan ideal ¿eh?, el mío tampoco. Y no hablemos de las caricias nocturnas, no, no es lo que estás pensando. Hablo del colchón última generación con vibración muscular incluida. Esos espasmos que te despiertan como si durmieras con el mismísimo Messi. Y que si le ha dado por abrazarte, se convierten en riesgo laboral.

Punto número cinco. Esto nunca, pero nunca, terminará. No es fútbol que se convierte en fútbol sala, para pasar a futbito y terminar jugando con los sobrinos. Te recordará una y otra vez que un señor de 50 años está remando. Señor, ángel amorcito de mis entretelas, ¿tú quién eres? ¿Podemos quedar y tomar algo? Pechugas si quieres. Hablemos, charlemos, y pongamos pacíficamente fin a esto.

Lo dicho, yo lo compré así, pensando en el corpulento, deportista, luchador, entregado, bla bla bla. Se me acabó la garantía y no lo puedo devolver, porque en el fondo del mar, le quiero.

*Sé que trabajan sin parar y bajo el sol para variar. Mientras nosotros siempre flotamos bajo el mar.

Pon un remero en tu vida… si te atreves.




15 thoughts on “Pon un remero en tu vida… si te atreves.

  1. Carmen Posadas

    Te suscribo todo y te añadiría algún punto si tu remero no sólo es remero sino que es el entrenador, así que a las horas de entreno añade las de organización, actos, recogida, planes de entrenamiento, etc… y aún así lo quiero

    Reply
    1. Tito

      Tienes muchísimo mérito. Algún día existirá la txapela a la mejor compañera de vida.

      Eskerrik asko,

      Ariane

      Reply
  2. Belén

    Mujer y madre de remero!!
    Todos los puntos auténticos!!!
    Cuando creí que había acabado empieza mi hijo!!
    De todas maneras orgullosa

    Reply
    1. Tito

      Creo que llevo ese camino… jaja he escuchado un “oie tenemos que tener 3 hijos para montar el batel”… Asustada.

      Mila esker Belén,

      Ariane

      Reply
  3. Susana

    Me siento totalmente identificada!!! Y todos los sitios que conocemos gracias al remo??? Jajajajaja . Gracias por este gran post. un saludo!

    Reply
    1. Tito

      Di que si, mar, sol y espectáculo, una gozada. Eso sí, el año se me hace eterno jaja.

      Me gusta ver que somos unos cuantos los que sufrimos/aceptamos lo mismo. Se lleva mejor.

      Eskerrik asko por tu aportación 🙂

      Ariane

      Reply
  4. OLATZ GAZTELUMENDI

    Totalmente de acuerdo, 25 años junto a un remero, y nunca se acaba, regata de veteranos en Londres, Amsterdam….echar una mano en el club entrenando a las infantiles, cadetes o juveniles…..pero yo también le quiero.

    Reply
    1. Tito

      Esa fase de veteranos, Londres, Amsterdam… No son Portugalete, Getxo y Zarautz, eh… ¡Parece que encuentro punto a favor! 😀

      Eta bai Olatz, el amor todo lo puede, ni crepúsculo ni shakespeare in love, “amando entre estrobos”.

      Eskerrik asko,

      Ariane

      Reply
      1. Olatz

        Ariane lo de las regatas de veteranos es solo con amigotes……sino sale muy caro, tres niños….por cierto la mayor también remando (tercera generación)
        Muxu bat eta animo !
        Olatz

        Reply
  5. Lurdex

    Aspaldian ez nuen hainbeste berre egin testu bat irakurtzerakoan. Guztiz identifikatuta ikusi naiz hainbat pasartetan. Arraunlari baten ama naiz eta badakit zertaz ari zaren eta oso modu egokian adierazi duzu ez duzu pittin bat ere exajeratu. Arrauna zer den badakit ni ere berandu batean hasi banitzan ere horretan nabilelako eta zin dagit arrapatzen zaituen kirola dela, baina gure mutil hauena exajeratu samarra ere bada batzuetan.
    Gure arraunlariekin oilategi jabeek ez dute krisialdirik jasango, ez horixe!
    Animo!!!

    Reply
    1. Tito

      Jajajaj Lurdex zergatik uste dezu ba orain Eusko Label dela TKE ligako sustatzailea? Argi dago non mugitzen den oilasko gehiena.
      Pozten naiz jakiteaz ez dudala exajeratzen, etxean arraunlariak esan baitit “pasa in zeaaa”… baina keba keba, beste behin entsalada eta oilaskoa mahai gainean.

      Oraingoz, lurretik animatuko zaitut Lurdex, ikusiko dugu aurrerago ea animatzen naizen arraun egiten.

      Mila mila esker, muxu handi txapelduna!

      Ariane

      Reply
  6. XanJu

    Beti ezan da. Es duena kirolako balio, arraunea. ⚽⚽⚽⚽. Aupa el Donibane, ez badu eziztitzen gaur egun.Beti bihotzean.😘

    Reply
    1. Tito

      Bai, etxekoak futbolean ahate bat ematen zun ta arraunen ezkutatu zen. Hori bai, arrauneako balio behar da ere… Zenbatek hasi eta zenbatek utzi.

      Gora bihotzak, gora koloreak!

      Muxu bat xanjuandarra!

      Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *