Sobre mí

Siendo un niño y pasando unos días de verano en Estella, la familia con la que estaba me empezaron a llamar Tito para distinguirme de mi aita también Leandro cuando nos llamaban a alguno de los dos. Y con ese nombre me quedé. Encantado además, porque les revelo que me inscribieron en la partida de nacimiento como Leandro María Juan Ramón. No sé si pensaban que iba a ser carne de culebrón…

Nací en Hernani en una familia de grandes deportistas, no sólo por mi aita ciclista y mi ama baloncestista y polideportiva, sino que los Adarraga fueron más allá en el deporte y hasta trajeron al escudo del club del pueblo los aros olímpicos, tras participar en los Juegos de Londres. En una familia de cinco hermanos todos practicamos deporte, no lo hacía mal saltando longitud y corriendo el 80 vallas, pero enseguida me di cuenta que los buenos eran los otros cuatro, cada uno en su especialidad y yo me metí en la comunicación, que era mi verdadera vocación.

Mi primer micrófono lo tuve en Radio Popular y los pinitos escritos fueron en el DV, hasta que Mariano Ferrer me pidió formar parte del equipo de EGIN y entre la radio y el períódico pasé los años de mi juventud, con los éxitos de la mejor Real y las grandes victorias de Indurain en el Tour cantadas y contadas. La Ser fue mi destino después de la Popu, hasta que un encontronazo con José Ramón de la Morena me hizo cambiar el rumbo. Fue mi punto de inflexión que tengo que agradecer porque en el Grupo Correo, ahora Vocento, terminé de explotar mi vena periodística. Desde El Diario Vasco me han dado la oportunidad de ejercer en lo más alto mi profesión, con un centenar de entrevistas a personas importantes de nuestro deporte con los que he aprendido mucho, además de sumergirme en deportes minoritarios que conocemos poco y tienen mucho que mostrar. Todo ello compartido con mi trabajo muy especial en Teledonosti, donde me terminé de realizar como periodista y tengo mucho que agradecer a todos. Minuto Noventa y Tantos ha sido un programa con veintitrés años de vida desde el que hemos podido vivir la pasión por un club que he vivido y vivo muy dentro desde que era un niño.

Mi pasión han sido la Real y el ciclismo especialmente y de eso seguiré alimentando este blog particular, aunque tengo sangre deportiva y me fijaré también otros temas y otros deportes que seguro que me llamarán la atención. Lo único que persigo con este blog es no cortar de cuajo cuarenta y cuatro años de plena dedicación a algo que sigue siendo mi gran pasión y no es otra cosa que comunicar lo que siento y cómo lo siento.

No puedo estar parado. Gracias por visitarme.