Tras el derbi surgen muchas dudas en el ambiente

448

Venimos de la derrota en el derbi y el horno no está para bollos. Lo malo es que buscar excusas para explicar esta derrota no nos puede hacer olvidar que es la tendencia del equipo la que le tiene maniatado.

Un empate en los últimos tres partidos de casa dice bastante para confirmar que hay goteras en el tejado del equipo de Eusebio. Podemos justificarnos con el golazo de Navas que el árbitro anuló muy injustamente y que hubiera colocado el 1-2, metiendo según se interpreta a la Real en el partido. Pero la Real no estuvo nunca en el partido, un ratito al principio de la segunda mitad en que pareció que salían azuzados desde el vestuario, pero el Athletic tuvo un partido mucho más cómodo de lo que hubieran imaginado.

De San Mamés volvimos echando sapos y culebras por la boca, porque más que ganarlo el equipo rojiblanco, aquél derbi lo perdió la Real con algunos errores demasiado evidentes. En la vuelta de Anoeta se esperaba el desquite y sólo pudimos ver que si no quieres taza te tomas traza y media. Los de Valverde volvieron a estar muy atentos a los despistes realistas y los supieron aprovechar otra vez y eso fue lo que determinó el resultado, aunque otras cosa fue la imagen que dejó el partido y no se puede obviar que la Real fue inferior y que las el Athletic dispuso de unas cuantas ocasiones más para ampliar su cuenta.

Todo esto nos lleva a confirmar que el equipo de Eusebio pasa su momento más complicado de la temporada, porque la victoria en Las Palmas, por ejemplo, no puede ser el visillo que impida ver que hay jugadores que han perdido mucha de las chispa que lo pusieron en volandas en la primera vuelta.

Porque querer justificarlo todo en la ausencia de Willian José tampoco me parece argumento suficiente. Es verdad que el brasileño ha sido el fichaje de delantero más eficaz desde Darko Kovacevic (hablo de extranjeros) y sus goles se echan en falta, pero es exagerar. Como también creo excesivo culpar a Eusebio de equivocarse al no apostar por Bautista. Será o no jugador de futuro que nos haga recordar las magníficas tardes que nos daba Agirretxe, pero el entrenador ha dado suficientes muestras de que en el escalafón, Juanmi está por delante del chaval de la cantera y puede ser oportunista aprovechar la derrota del derbi para cargar contra él, cuando el malagueño ha respondido con goles sus apariciones en los partidos, tanto en la Liga como el la Copa. Y pudo haber empatado el domingo su Kepa Arrizabalaga no hace su mejor parada del partido, un gran cabezazo y una excelente intervención del joven meta rojiblanco. Pudo equilibrar el gol de penalti de Raúl García, pero…

La cosa es que tras el derbi quedan en el aire no pocas dudas, unas que tendrán pronta respuesta, en función de lo que ocurra en los próximos partidos, y otras que van para largo, como la escasa asistencia a Anoeta, por el baile de horarios. Que un derbi en domingo a mediodía y con la Real en la quinta posición consiga reunir a veinticinco mil asistentes da que pensar, ahora que están a punto de comenzar las obras para tener un estadio con mucha más capacidad de graderío. En fin, vamos a Mendizorrotza, que es otro campo de tristes recuerdos y a ver si sacamos la cabeza que el Athletic nos la metió en el agujero.

Foto RS.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *