Último test antes de afrontar la última fase de la pretemporada

1171

Comienzo la sección “Desde la tosta”,  donde hablaré sobre mis experiencias y sensaciones en la trainera Donostiarra B tratando de acercaros el mundo del remo desde una perspectiva más cercana. En este primer post contaré lo vivido en la jornada del pasado sábado en Pasai San Pedro.

El pasado sábado tuvo lugar en la bahía de Pasaia el campeonato de traineras de larga distancia de Euskadi. El recorrido de la regata tres millas náuticas (5.556 metros) para la categoría masculina y una milla y media (2.778 metros) para la categoría femenina. Serán estas mismas las distancias que deberemos recorrer en las regatas de liga en verano, por lo que no queda clara la razón por la que se trata de un “campeonato de larga distancia”. Disputamos la regata en contrarreloj individual. Cada minuto sale una trainera. En el caso de la categoría masculina realizamos 3 ciabogas y en la categoría femenina una única ciaboga.

Este tipo de regatas suele servir para probar las sensaciones en competición y ver si los entrenamientos van por buen camino. Nuestra liga, la ARC 2, comienza el 18 de Junio y son muchos meses de preparación en los que nos viene bien de vez en cuando algún “chispazo” para sentirnos de verdad vivos haciendo una regata que es para lo que al fin y al cabo estamos entrenando durante muchos meses.

Previo de la regata

Tal y como comento en el título del post esta regata se trata del último test antes de afrontar la siguiente fase de la preparación, la última fase antes de empezar a competir. Todos queremos realizar una buena regata para ver en qué zona de la tabla andaremos en verano.
Hemos quedado 2 horas antes de la regata en el club y nos dirigimos a una cafetería de Trintxerpe a tomar el doble sólo que esperamos que nos dé ese punto de tensión para salir a tope. Este momento se ha convertido en una especie de ritual antes de ir a la guerra.
Volvemos al club, nos cambiamos, charla del entrenador, un rápido calentamiento en tierra y al agua! Hacemos el recorrido de la regata y vemos que en el primer y tercer largo tendremos bastante ayuda del viento y la corriente, tendremos que aprovecharlo bien alargando la remada. En cambio en los largos de vuelta deberemos combatir el viento y la marea insistiendo en el final de cada palada. Unos minutos más de calentamiento y nos acercamos a la salida.

La regata

“Donostiarra B un minuto, coged la estacha” ordena el juez. Nos posicionamos en la baliza de salida en el mismo lugar en el que 22 horas antes habíamos entrenado la salida de regata. “30 segundos!”. La bahía de Pasaia es nuestro lugar de entrenamiento y las regatas en este campo están llenas de referencias para nosotros, algo que suele ser bastante útil para dosificar el esfuerzo durante la regata. “5, 4, 3, 2, 1, BA!”.
Tres paladas profundas y con la trainera arrancada y a lo dicho antes, aprovechar el viento y la corriente. Llevamos una remada viva y pasado el minuto y diez segundos estamos a la par del castillo de San Juan, todo pinta bien, buena salida equipo! Asentamos la remada y llega el punto crítico en el que dejamos la bahía y afrontamos unas paladas en la mar. De todos modos la ola viene limpia por lo que es fácil de gobernar. Y en seguida nos encontramos en la primera ciaboga. Momento de abrir la bolsa de los frutos secos y cargar energías…. Ni de broma! Esta es la maniobra maestra de la regata, en la que todos los integrantes del equipo tenemos nuestra labor bien marcada, en otro post explicaremos lo que esto conlleva. El viento y la marea nos han arrastrado y nos hemos abierto un poco, pero bueno, la trainera gira rápido.
Segundo largo: las condiciones se ponen en contra y momento de apretar. Un largo duro pero la sensación sigue siendo buena. La verdad no hay mucho más que comentar, zakatun y para adelante! Para cuando nos damos cuenta estamos en la mitad de regata.
Ya en el tercer largo empezamos a recibir las referencias del resto de tripulaciones, nos fijamos en las referencias de las traineras que competirán con nosotros en verano en la liga ARC2, sólo San Juan B está por delante de nosotros (para colmo tripulación patroneada por mi hermano…). Una vez pasada la mitad de largo desde el centro de la trainera piden que alarguemos la remada (sí es verdad, teníamos que aprovechar las condiciones a favor… cosas del cansancio). Todos juntos a lo pedido pues, alargamos la remada y la trainera en seguida lo agradece. Bien!
Última ciaboga y a vaciarse, acabando bien cada palada se va acercando el final de la regata. En puntas de San Pedro se encuentra nuestro entrenador y nos pide un último esfuerzo. A lo dicho entonces, a apretar tuercas. Sabemos que falta un minuto para finalizar la regata y el patrón nos pide que saquemos todo, todos a dar lo máximo, salga como salga! Pues salió bien, un buen final de regata y quedamos vacíos en la meta.
Llegamos a tierra y momento de conclusiones …
Lo más importante es que hemos tenido buenas sensaciones y tenemos algunos aspectos que mejorar. Hemos quedado segundos entre las tripulaciones de la ARC2, pero el resultado no es tan importante, al fin y al cabo son regatas de prueba, quedan 12 semanas para seguir mejorando.

En la fotografía, un momento de nuestra trainera en la regata de San Pedro. Vamos bien…




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *