Un doblete con sorpresas y mis mejores resultados

1231

Después de 4 semanas seguidas compitiendo, tocaba un fin de semana que estaba marcado en rojo en el calendario. No por la importancia que les daba a las pruebas pero si porque era el primer doblete de los dos que vienen estas dos semanas siguientes.

Eran dos carreras cortitas. La primera, el sábado, el Ab Krossa de 6 kilómetros y el Domingo la carrera de la ATECE, Asociación de Daños Cerebral Adquirido de Guipuzcoa, de 5 kilómetros. Distancias cortas pero muy explosivas, en las que iba a tener que exprimir la musculatura el 100%.

Como veía que iba a ser un fin de semana ajetreado… Qué mejor forma de empezarlo, que ir el viernes a hacer un circuito de talasoterapia. Si, ya sé que lo perfecto es ir después de las carreras… Pero tenía un bono con el que me salía gratis, que estaba apunto de caducar, Y LA PELA ES LA PELA!!!JAJAJA.

El sábado se presentó bastante triste, levanto la persiana y veo que no para de llover, que hace fresquete y que no tiene intención de mejorar para la hora de la carrera. Durante el transcurso del día se me venía a la mente cada vez más la intención de no ir a la carrera. Está lloviendo, es a las siete de la tarde y luego tengo invitados en casa, ir en moto… Y lo más importante: A mi pareja de baile la habían secuestrado y se la habían llevado de despedida de soltero.

Al final simplemente por orgullo, cogí al toro por los cuernos, me puse mis mejores galas… Y A TOREAR! Llego a la salida, recojo el dorsal, me dispongo a calentar. Parece que el tiempo nos ha dado una pequeña tregua y nos respeta en el calentamiento… Hasta que de repente y sin avisar, a falta de 5 minutos para el inicio empieza a llover como si no hubiese un mañana. Todo el mundo refugiándose en los soportales. Por megafonía tuvieron que decir que era la hora y que la gente se fuera acercando a la salida. Que sin corredores una carrera no tenía mucho sentido. 

Dan la salida y salimos en cabeza, poco dura ese amago. El comienzo de carrera son dos curvas bastante cerradas y mejor prevenir que curar. El primero desde el principio pone pies en polvorosa y luego le sigue un grupo de 5 corredores. Yo me coloqué en el siguiente grupo, a un ritmo de 3:45 más o menos el kilómetro. Bastante rápido para mi pero como era carrera cortita, quería ver hasta dónde podíamos mantenernos en ese grupo. Empecé a ver que el circuito tenia un par de cuestas y un repechito majo, me empezó a costar seguirles el ritmo. Mi pensamiento empezó a cambiar y mi cabeza decía: Si entras entre los 20 primeros ya es para estar contentos. Tranquilo que mañana tienes otra.

Empiezo a descolgarme un poquito al final de la primera vuelta, cada vez veo a mi amigo Antxon Korta más lejos, esa gorra blanca cada vez empieza a estar más lejos. Pero no sé por que en el kilómetro 4 la cabeza me hizo clic, me empecé a encontrar mejor y sentía ganas de intentar coger esa gorra blanca que iba como una bala. Me puse a ello, poquito a poco le iba recortando distancia, pero cada vez quedaba menos… Y al final me faltaron 2 segunditos para darle caza. La siguiente no te me escapas Antxon.jaja.

Como tenía prisa me fui directo a casa sin saber ningún tipo de resultado. Cuando ya tuve todo controlado y me picaba el gusanillo, miré la clasificación y…Zas!! 11º clasificado! Tiempo total 22.45, a 3:48 el kilómetro. No me lo podía creer. Mi mejor carrera.

Con esta alegría ya podía irme a la cama a descansar tranquilo, que el día siguiente me espera más y mejor. Aunque mejorar iba a ser complicado.

El día siguiente amaneció con un tiempo algo mejor. Pero lo que había mejorado el tiempo lo había empeorado yo en el estado de mis piernas. Como pueden estar tan duras? No pasaba nada, los deberes ya los había hecho el día anterior, hoy tocaba disfrutar, sin prisa pero sin pausa.

Esta carrera la corría con mi mujer, no le apetecía mucho pero conseguí engañarla porque le veía posibilidades de podio. Un calentamiento tranquilo, contando a todos lo que había conseguido el día anterior, porque para mi era impresionante. Al final poco calentamiento y mucha charla pero era lo que tocaba… DISFRUTAR!

Tres minutitos para el inicio de la carrera y parece que a la gente le daba vergüenza ponerse en primera fila, y como yo tengo mas cara que espalda… ese era mi sitio. Comienza la carrera, y no sé si por que me empezó a llevar el grupo de cabeza o porque me motivé, la cosa es que empecé a verme comandando la carrera. Primeros quinientos metros y sigo en cabeza… primer kilómetro y aquí sigo… ¿pero no piensan darme un descanso? Kilómetro y medio y aquí sigo, la broma empieza a ser demasiado larga.

Kilómetro 2, acabamos de hacerlo a 3:33. Voy a morir. Quinientos metros más adelante, empezó a reducirse el grupo hasta solo quedar 5, y entre ellos estaba yo. En quinta posición ya, pero seguía en la pomada. En el kilómetro 3, los 3 que estaban en cabeza empezaron a distanciarse. Por delante se habían escapado y por detrás el 6º cada vez más lejos. Solo estaba yo y el que estaba en 4º posición. Solo quedábamos los dos, nos íbamos a jugar el orden de llegada entre los dos.  Llegamos juntos al kilómetro 4,5, él seguía tirando, pero en una de estas, por culpa de uno de los organizadores se confunde de dirección! Ahí estaba mi punto de suerte para conseguir el 4º puesto. Pero no, de esa forma no lo quería. Le pegue un grito y mientras le indicaba el trayecto correcto le esperé.

Se juntó a mi y con cara de sorpresa me dio las gracias y me preguntó: ¿Por qué lo has hecho? Simplemente le respondí que por que se lo merecía y porque me gustaría que por mi hicieran lo mismo. (Por eso y porque iba en 5º posición, mi mejor resultado de siempre y con eso tenía más que suficiente) pero eso no me dejaba decírselo mi falta de oxígeno.

Al final cruzo la meta en 5º posición y a un ritmo de 3:45 el kilómetro. Lo había vuelto a conseguir, vaya fin de semana de alegrías! Y si por si fuera poco y sin poder casi recuperarme… Aparece mi mujer a lo lejos, cerca de la segunda corredora femenina. Al final termina en tercera posición. Primera y seguro que no última vez que se iba a subir a un podio. Por cierto, medio podio es mío que le engañe yo para que corriese .;)

Ha sido un fin de semana para recordar la verdad, espero que vengan muchos más como este, será difícil en el aspecto de la posiciones logradas, pero ojalá que los tiempos sigan bajando como hasta ahora.

Nos vemos pronto y con una aventura que tengo entre manos.

 

 

 




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *